No es la muerte lo que el hombre debería temer sino el nunca empezar a vivir.

 

Marco Aurelio