BOLETÍN INTERNACIONAL DE OSC. MARZO 2015: DE LA ORGANIZACIÓN NO LUCRATIVA AL EMPRESARIADO SOCIAL: LA TENDENCIA INTERNACIONAL.

May 11, 2015

CÓMO ARMAR UNA EMPRESA SOCIAL DENTRO DE UNA ORGANIZACIÓN NO LUCRATIVA

SIN CONVERTIRSE EN UNA ENTIDAD LUCRATIVA EN MÉXICO

 

Por Patricia López Guerra*

 

 

INTRODUCCIÓN

 

El concepto empresa social no cuenta todavía con una definición legal en México (ni en otros países) debido a la complejidad de las actividades que abarca y a los espacios desde los cuales se pueden llevar a cabo.

 

Lejos de ser un sustantivo aplicable a una entidad jurídica nueva, la empresa social se refiere a un proceso de búsqueda de soluciones a problemas sociales. Es decir, tiene una definición activa, ya que alude a un conjunto de acciones cuyo fin es resolver una necesidad social. De esta forma, podemos encontrar empresas sociales tanto en el sector no lucrativo como en el lucrativo.

 

Entre los elementos que permiten identificar a la empresa social, se encuentran los siguientes:

1) La búsqueda de soluciones a problemas sociales

2) La innovación u originalidad en las soluciones propuestas

3) La finalidad estrictamente social del emprendimiento, que rebasa cualquier otro objetivo

4) La incorporación de una conducta de mercado

 

Es importante resaltar que la doctrina internacional tipifica a la empresa social como una entidad que, cumpliendo con los anteriores elementos, es capaz de cobrar una cantidad de dinero por los productos o servicios cuya finalidad es resolver una necesidad social. No pueden ser empresas sociales ni practicar el emprendedurismo social quienes, con donativos o con fondos de un gobierno, buscan resolver o efectivamente resuelven problemas sociales.

 

Sin embargo, las Organizaciones No Lucrativas (ONL) que tradicionalmente han dependido de donativos o de subsidios gubernamentales tienen la oportunidad de transitar hacia el empresariado social utilizando cuidadosamente una tercera fuente de ingresos que, si bien ha estado siempre disponible, es utilizada en raras ocasiones: la generación de ingresos relacionados con el objeto social.

 

 

DE LA ORGANIZACIÓN NO LUCRATIVA AL EMPRESARIADO SOCIAL

 

Dado que la transición de una ONL a una empresa social depende en gran medida de la fuente de ingresos, debemos revisar el tratamiento que otorga la ley mexicana a los ingresos de una ONL. Esto es competencia de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

 

Existe una gran variedad de Organizaciones No Lucrativas (ONL) en México, con derechos y obligaciones distintas, con fuentes de ingresos diversas y bajo regímenes fiscales diferentes (ANEXO 1). Muchas aspiran a un tratamiento privilegiado de sus ingresos (como tener la facultad de recibir donativos, de acceder a fondos públicos y de generar ingresos propios pagando pocos impuestos) pero solo algunas lo logran: las Donatarias Autorizadas de México y de Estados Unidos de América.

 

De los veintiséis casos genéricos de ONL que contempla La Ley del Impuesto sobre la Renta (Art. 79), solo los supuestos previstos en las fracciones VI, X, XI, XII, XIX, XX y XXV podrán ingresar a este régimen. Para ello, la ONL deberá demostrar, principalmente:

a) Que sus actividades encajan exactamente en alguno de los siete casos citados en el párrafo anterior.

b) Que, con carácter irrevocable, se ha comprometido en su Acta Constitutiva a desarrollar sus actividades con fines no lucrativos (es decir, sin distribuir ganancias entre los asociados).

c) Que, en caso de disolución, donará la totalidad de sus activos a otra ONL calificada.

d) Que sus ingresos provienen preponderantemente de tres fuentes:

i) Estímulos públicos (Federación, Estados o Municipios)

ii) Fondos privados (donativos de individuos, empresas, Fundaciones donantes u otras organizaciones no lucrativas, nacionales e internacionales)

iii) Ingresos derivados de la realización de su objeto social

e) Que no participará en campañas políticas o actividades de propaganda,

f) Entre otras.

 

El inciso d) es revelador. La LISR espera, autoriza y concede a las ONL aspirantes a Donatarias Autorizadas, la posibilidad de acceder a estos tres tipos de ingresos para asegurar la supervivencia de la causa social.

Sin embargo, las ONL que se encuentran en este supuesto rara vez utilizan el inciso d), numeral iii) por una razón: ignoran su significado. Este inciso es la puerta de las ONL mexicanas hacia el empresariado social, sin verse obligadas a cambiar al estatus lucrativo. 

Descargar documento pdf

 

 

 

Please reload

BOLETÍN INTERNACIONAL DE OSC. MARZO 2015: DE LA ORGANIZACIÓN NO LUCRATIVA AL EMPRESARIADO SOCIAL: LA TENDENCIA INTERNACIONAL.

May 11, 2015

1/4
Please reload

Nuevos Avisos...